DESCUBRE ARTEIXO

La mención más antigua de la localidad es como Artasio, en un documento del año 942 recogido en el tumbo del monasterio de Celanova: «in Faro ex dato tie mee domne Gunterodis, Artasio».

Las tierras de Arteijo pertenecían en la Administración Eclesiástica a la diócesis de Santiago, al arcedianado de Nendos y al arciprestado de Faro.

En el antiguo régimen, las parroquias que constituían el municipio de Arteijo (1836) pertenecían a las jurisdicciones de Anzobre, La Coruña, Erboedo, Morás y Soandres; había también los cotos de Oseiro, Suevos, Loureda y Morás.

En los censos y nomenclátores del siglo XIX y del XX figura A Baiuca como capital del Municipio de Arteijo. El nombre de Arteijo no procede de una entidad singular de población, pues cuando nació no había ninguna entidad dentro del término que lo llevara. La parroquia de Arteijo, Santiago, es la que le da nombre al municipio.

Las excavaciones realizadas en el Campamento Costero del Reiro (Chamín) se refieren la una comunidad mesolítica (10.000-5.000 A.C.). Este yacimiento al aire libre, presenta una amplia dispersión de materiales, sobre todo industria lítica en cuarzo y cristal de roca. También hay algunos restos orgánicos (ciervos, jabalíes o vértebras de pescados…).

Mediante las excavaciones realizadas por el arqueólogo don Luis Monteagudo se descubrieron indicios de prospecciones mineras ya en la época protohistórica y romana. En los yaciementos de Rorís (Armentón) encontró seis hachas nombradas de «tope».

La importancia de la cultura de castros en este municipio se refleja a través de los castros de las Croas (Armentón), Figueiroa, Laxobre y A Penouqueira (Arteijo), O Petón (Chamín), Castillo (Lañas), Mirón y Vigo (Larín), el Coto de Santa Locaia (Loureda), Freón (Monteagudo), Canzobre, Santa Icía y As Croas (Morás), Rañobre y Galán (Oseiro), el castro de Pastoriza en esta parroquia, Castillo (Sorrizo), O Cociñadoiro y O Puntido (Suevos).

La documentación más antigua de Arteijo que se conoce tiene fecha del 26 de septiembre del año 942, y figura en una relación de donaciones hechas al convento de Celanova por San Rosendo, su fundador. Arteijo aparece localizado en el territorio de Faro y procede de las propiedades que San Rosendo heredó de su tía dama Guntrode «In Faro ex dato tie mee domne Gunterodis, Artasio…». Así figura en el documento nº2 del tumbo de Celanova.13

Lucas Álvarez recoge en su libro «San Paio de Antealtares, Soandres y Toques, tres conventos medievales gallegos» un documento del 25 de marzo de 1182 dónde doña Urraca González, con licencia de su hombre don Froilán Ramírez y de su hermano el conde don Gómez, concierta con el convento de Antealtares para la cesión de por vida del convento de Cambre y otras iglesias: Et monasterio Antealtarium trado monasterium de Moralibus cum suo cauto et hereditatibus et seruitialibus et familia, sicut eam ganauimus ego et uir míos de rege domno F. (ernando) cum heremita Sancti Martini, que habet iacemtiam inter Cuizum et Iermaniam, et cum hereditate de Arteixo cum tota sua hereditate de Ualuem, et cum hereditate de Neli et cum omnibus suis directuris in Fenalibus et in Messorio et per ubicumque inuenire poteritis tali….

En otra cita de un manuscrito del año 1510 de Vasco de Te atribuye hablando de la nobleza gallega …digo yo y me afirmo en que tenía de renta tres mil y quinientas cargas de pan y de lo vi, contando al del Conde de Altamira y de doña Violante con lana mitad de Arteixo…. El término municipal de Arteijo pertenecía en la Edad Media a diversos señoríos entre los que figuran los descendentes de Gómez Pérez de las Marinas.

En el año 1815 destaca en este municipio el hecho de que el mariscal Porlier organizara en el Balneario de esta villa el intento de derrumbar la restauración absolutista de Fernando VII, aunque no lo consiguió.